• 28 de julio de 2021 21:27

Historia de Puebla del Príncipe, «Del Antiguo Régimen al Liberalismo»

Chaleco y Puebla del Príncipe

Durante la guerra de la Independencia que tuvo lugar frente a la ocupación napoleónica, como en otros pueblos del campo de Montiel, está documentada la presencia de tropas del ejército español del Centro mandada por Pedro de Grimarest. En 1810, el cura de Puebla del Príncipe, Juan Martín Jiménez es uno de los 12 representantes para elegir a los diputados de la Mancha para participar en las Cortes de Cádiz, órgano que promulgó la primera constitución, la Pepa.

Años más tarde, el intento de volver al Antiguo Régimen de Fernando VII topó con la oposición de fuerzas liberales y entre ellos con Francisco Abad Moreno alias “El Chaleco”, que luchó contra el ejército francés venido en auxilio del absolutismo. El 19 de agosto de 1823 en la Puebla del Príncipe tienen lugar las capitulaciones entre el marqués de Rochedragón, comandante de las tropas francesas del distrito de Manzanares y Francisco Abad, “Chaleco”, coronel de las tropas nacionales.

La guerra civil entre carlistas y partidarios de un régimen liberal en España tuvo un importante impacto en la Puebla del Príncipe. Por ejemplo, en julio de 1840, rebeldes carlistas llegan a la Venta del Ojuelo y encierran a los arrieros que de Andalucía traían aceite para su venta, tras obligarles a “trabucazos” y robarles por unos 5000 reales de vellón y quitarles las escopetas. A un tal Justo, ganadero de la Puebla le robaron una res y se llevaron a un chico de 12 años, hijo de un marchante de vacuno. Al anochecer, los carlistas se dirigieron en dirección a la Puebla y Villamanrique. Las crónicas periodísticas de la época señalan que el vecindario de la Puebla se refugió en su castillo.

Tras este conflicto, que supuso la ruina de la ermita de Mairena, en 1849 la villa cuenta con 380 habitantes y 63 casas. y la producción principal es trigo candeal, cebada, centeno y “poco vino”. También hay ganado vacuno y mular y se cría, como hoy, caza menuda. De ahí la necesidad básica de los habitantes de la Puebla de prevenir y luchar contra las plagas que continuaban causando periódicamente grandes estragos en la producción. Por ejemplo, el 10 de febrero de 1844 sale a subasta las tareas de desinfección de langostas en cuatro fincas del clero secular en la Puebla.

En 1860 la Puebla cuenta con 704 habitantes y en 1875 con 426 edificios, con una trama urbana estancada. Una época de penurias económicas como demuestra que las escuelas no estaban abiertas por no encontrar local para ellas.

Durante la etapa de la Restauración Borbónica, algunos linajes del Campo de Montiel utilizaron el proceso desamortizador del estado (que permitía poner en el mercado bienes de la Iglesia y de las Órdenes como la de Santiago) así como diferentes compras a privados, para aumentar su patrimonio en la comarca y asegurar, en la zona, su influencia política.

En 1884, José María Melgarejo, duque de San Fernando, era propietario de 78 fanegas, 15 celemines y 2 cuartillas en el término de Puebla del Príncipe.

(Texto: Miguel Ángel Díaz)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenidos al Medio de Prensa Digital del Campo de Montiel | Tlf. de contacto: 655 179 530

X